Los cuatro desafíos del abogado del siglo XXI

Los cuatro desafíos del abogado del siglo XXI

Desafíos abogado digital
Las organizaciones jurídicas tienen que apostar por la transformación digital para aumentar su eficiencia y productividad. Y los abogados tienen que hacer frente a este desafío. El futuro está a las puertas y las únicas opciones son renovarse o desaparecer.

En este sentido, según Ana Iglesias, directora de Wenex, «La trasformación digital nos brindará la posibilidad de innovar con menos esfuerzo. Asomarse a las tecnologías que mayor impacto estén teniendo en las profesiones jurídicas garantiza a las empresas mayor competitividad gracias al dominio de nuevas habilidades necesarias para la transición digital.»

LOS PRINCIPALES DESAFÍOS PARA EL ABOGADO DEL FUTURO

Algunas disciplinas que transformarán las metodologías de trabajo de las organizaciones jurídicas son, según Ana Iglesias, la introducción del Big Data, el Blockchain, la Inteligencia Artificial y la tecnología LegalTech.

1. INTRODUCCIÓN AL BIG DATA

El sector de la abogacía no puede prescindir del Big Data, la ciencia que permite aprovechar todo el poder de los datos. El abogado debe conocer las fuentes, saber extraer los datos relevantes y aprender a analizar las métricas que más interesan a su empresa. Solo así serán capaces de construir perfiles, aprovechar oportunidades de negocio, y prevenir y gestionar todos los riesgos legales derivados.

2. INTELIGENCIA ARTIFICIAL

Según María Jesús González-Espejo, directora académica del programa LegalTech de Wenex, «los abogados se benefician sobre todo de soluciones de Inteligencia Artificial basadas en machine learning y lenguaje natural. Destacan las que son capaces de redactar contenidos, las que analizan documentos y extraen patrones y conclusiones o las que sirven para prestar servicios de asesoramiento a través de chatbots«.  En cuanto a su aplicación en los despachos, la IA ya se está utilizando en la gestión del conocimiento para la anonimización de documentos o su clasificación, en procesos de Due Diligence y gestión de los contratos o bien para el diagnóstico y toma de decisión en ámbitos variados como el financiero, el de la gestión de clientes, el de la prevención del blanqueo de capitales o el de probabilística judicial.

3. BLOCKCHAIN

La verdadera revolución digital está representada por el Blockchain. Este registro público, compartido y encriptado permite validar la información entre usuarios, sin intermediarios y de forma segura, gracias a la trazabilidad permanente de las operaciones. Esta nueva tecnología es una herramienta que garantiza seguridad y efectividad a cualquier empresa legal, pero su funcionamiento es complejo y precisa de competencias específicas.

Entre los beneficios más claros que el Blockchain puede aportar en el ámbito legal, González Espejo destaca “la trazabilidad, la inmutabilidad de las transacciones o de los registros de información realizados y, la completa transparencia de las operaciones, que podrán ser auditadas por todos usuarios de la red. La traza inmutable que dejan las transacciones en Blockchain supone un enorme avance de cara al desarrollo de aplicaciones que permitan automatizar la gestión de derechos (por ejemplo, los de propiedad industrial o intelectual)”.

4. LEGALTECH

En 1979 vio la luz en Estados Unidos UBIQ, el primer terminal conectado con las bases de datos de leyes y jurisprudencia de algunas bibliotecas del país. Desde entonces, la tecnología legal ha dado pasos de gigante. Ahora LegalTech es una herramienta fundamental para la gestión del trabajo y la reducción de costes de cualquier organización jurídica que quiera aumentar su competitividad.

Si quieres más información, consulta nuestro curso de LegalTech.